sábado, 8 de noviembre de 2014

Novela Gráfica de Hush, Hush - Capítulo 1 (Nora's POV)

Hey ángeles, muchos sabían de esto, muchos no. Hush, Hush Graphic Novela salió a la venta en EE.UU el 19 de Abril del 2012, y sólo está disponible en inglés. Incluye escenas extras desde el punto de vista de Nora (2) y... ¡de Patch! (2). En los extras (en total son cuatro) se revelará lo que ocurre con la relación de Patch y Nora en los tiempos que hay entre Hush, Hush y Crescendo (en sus vacaciones).
Si quieren tenerlo, pídanlo en las librerías para que lo traigan :)



Créditos: MyBooks

CAPÍTULO 1
[Nora]

Traducido por BlancaDepp
Corregido por Flo

Fue una tarde inusualmente caliente en Old Orchard Beach. Coloridos paraguas sobresalían de la arena, y la humedad aumentaba. Estaba estirada sobre una toalla de playa, el sol quemaba tan ferozmente que podía sentir el sudor rebordear enseguida en las rodillas, en los lados de mis codos, y en mi nariz donde descansaban mis gafas de sol. Si no me movía a la sombra pronto, iba a tener dolor de cabeza.
Oí a Patch antes de verlo. Él estaba silbando la canción principal de Robin Hood de Disney. Me encantaba que lo hiciera. Eso significaba que estaba de buen humor. Por supuesto no había visto a Patch en cualquier cosa menos un buen estado de ánimo durante semanas. Chauncey Langeais está muerto, no había una escasez agradable de asesinos vengativos persiguiéndonos, y mi fin de año fue más como de dos horas. ¿Qué más puede pedir una chica?
Patch balancea su brazo y una lata fría de Minute Maid Lemonade cae en mi estómago, y grito.

—¿Sed? —preguntó, sonriendo mientras se tendió en la arena junto a mí. Yo llevaba un tankini turquesa, pero Patch parecía completamente fuera de lugar en la playa. Pantalones oscuros, camiseta oscura, ojos oscuros. Al igual que siempre.
Recogí mi cabello en una cola de caballo, tratando de convencer a la brisa a lo largo de mi cuello.
—Estoy tan caliente que creo que la única cura en este momento es un baño —miro con nostalgia hacia el océano, chispeando un azul tan deslumbrante que me duelen los ojos, pero yo sabía que no. Este extremo norte, el Atlántico no se arrastra por encima frígido hasta agosto... justo a tiempo para que las medusas lleguen.
—Estás tan caliente —murmura Patch, y la forma en que me mira no dejó ninguna duda que no estaba hablando de la temperatura. Trazó un corazón en mi muslo, y luego besó el acto. — ¿Qué vamos a hacer esta noche?
—La fiesta del final de la escuela en Enzo's —le recuerdo.
Patch rodó sobre su espalda y gimió.
—Le prometí a Vee que estaríamos allí. Ella está en el comité de decoración. Esto es importante para ella.
—Tengo otra idea. Tú, yo, y un picnic bajo las estrellas. Aquí mismo, en la playa —me mira de reojo, las comisuras de sus labios se inclinan hacia arriba como la de un pirata—. Hace el calor suficiente para que la ropa sea opcional.
Una cita romántica en la playa. Sólo nosotros dos. La propuesta de Patch sonaba muy tentadora. Sólo que hay un pequeño problema. —No puedo echarme atrás. Vee ha estado tirando todo tipo de consejos de que estoy pasando demasiado tiempo contigo.
—¿Eso es algo malo?
—No —digo, inclinándome para darle un beso. Su piel estaba caliente por el sol y su barba le hizo cosquillas a mis labios—, pero me siento como que estoy jugando Switzerland aquí. Vamos a ir a la fiesta por una hora, luego regresamos a mi casa, ¿trato? Mi mamá no estará hasta mañana. Vamos a tener la casa para nosotros —añadí con una voz destinada a atraer.
Patch se incorporó sobre un codo. —Cinco minutos en la fiesta.
Le doy un golpe en su hombro.—¡Cinco minutos no cuentan, tonto!
—Diez —negoció.
—Una hora. No me moveré Tenemos todo el verano para estar juntos. La mitad de la escuela estará allí esta noche. Te va a encantar. Sé lo mucho que disfrutas trabajando a la multitud —bromeé. Patch no era reservado, y definitivamente no era tímido, pero él no salía de su manera de hacer que la gente se sintiera cómoda, tampoco. De hecho, la mayoría de la gente instintivamente retrocedía cuando entraba en la habitación. Con 1.82, él tenía una construcción larga y delgada y letal. Su vestuario era negro, siempre de color negro. Tiene curtidos rasgos y expresión inaccesible, y en un momento dado, parecía que estaba a la caza de problemas. 
Patch tenía una reputación por la lucha y los juegos de azar. Desde que lo había conocido, había cambiado sus prioridades, y sabía que llevaba su trabajo como mi ángel guardián en serio. Últimamente había visto un lado secreto en él. Tierno, romántico, juguetón. Protector. El resto del mundo no había llegado aún en el memo.
Patch se acarició la barbilla como si tramara un plan. —Vee necesita una distracción. Un novio.
—Vee tenía una novio. Y casi me mata. Creo que se va a despedir de los amores por un rato —no estaba segura de si era el resplandor del sol o el recuerdo de Chauncey, pero cierro los ojos para obtener un control sobre mi repentino mareo. Me sentí tan cerca de perder el conocimiento.
—Empiezas a parecer un poco sonrojada, ángel.
—No debería hacer tanto calor en mayo —me quejé, tirando de mí hasta que me siento. —No hay sombra en la vista. Ninguna disposición, de todas formas me hubiera gustado que se me hubiera ocurrido traer mi propio paraguas. Siempre puedo poner mi toalla por encima de mi cabeza como un dosel—
Antes de que pudiera terminar la frase, Patch me levantó y me colgó en su hombro.
—¡Patch! —le grité. —¡Bájame, ahora!
Podía sentir sus hombres temblar de risa, y antes de darme cuenta, me estaba riendo también, en medio de gritos de protesta. Lo golpeé con mis manos en su espalda, pero no había mucha convicción con ella, Patch comenzó a besar la piel desnuda de mi muslo, justo al alcance de su boca mientras corría por la arena, y eso me hizo marear de placer.
Se dirigió hacia el agua y me lanzó encima de una ola. El agua helada se abalanzó sobre mí desde todas las direcciones, conduciéndose en mi piel como mil agujas diminutas. Patch se lanza de cabeza detrás de mí, con la ropa y todo, me envuelve en sus brazos. Estaba rodeada por la sensación; alivio cálido donde él me tocó, y volando el frío. El agua era tan clara que podía ver a través de ella. Nuetras piernas pateando juntas, los dedos entrelazados. La marea empujó y tiró de nosotros, pero Patch me mantuvo junto a él.
Salí a la superficie del agua, limpiándome los ojos y esperando que mí mascara no se haya chorreado.
—¿Enfriada? —pregunta Patch.
Le eché agua. —Sí —dije, fingiendo estar ofendida.
—Eso hace uno de nosotros. —Se quitó la camisa, envolviéndose alrededor de mi cintura y me tiró en un beso escurridizo, salado. Las olas rompían, tronando en nosotros con una intensidad que nunca podría rivalizar con mi amor a Patch.
Así es como estaríamos para siempre. Juntos.

5 comentarios:

  1. me encanta saber lo que continua despues del gran final de la saga que por cierto esla mejor

    ResponderEliminar
  2. Genial nena hermosoooo mde encanta hush hush mi amorrrr

    ResponderEliminar